#SinCienciaNoHayFuturo

fotograma de  "Solaris" 

Al día siguiente

Publicado: 2020-03-30

¿Cómo seremos al salir de nuestras cuevas? ¿Saldremos disparados? ¿Agazapados? ¿Nos miraremos con temor unos a otros? ¿Los alérgicos como yo seremos vistos con sospecha? ¿Nos dejaremos llevar por el impulso de abrazar a quienes no vimos o guardaremos la distancia que las circunstancias y las prescripciones médicas mandan?  

No tengo respuestas a esas preguntas, pero lo que sí sé es que estaremos mejor preparados para la próxima crisis. Sabremos valorar mejor aquello que nos hace bien y aquello que nos hace mal. Y tal vez el tiempo y el espacio habrán vuelto a encontrar el equilibrio perdido durante las últimas décadas. ¿Cuánto tiempo nos durará tanta sabiduría? Como van las cosas, es probable que no tengamos tiempo para perderla porque habrá nuevos y recurrentes eventos de esta naturaleza.

Ahora bien, habrá quienes se resistan y quieran continuar con esa idea absurda de la omnipotencia del ser humano o aquella otra idea de que somos el centro del universo. Habrá quienes como Trump, Bolsonaro, López Obrador, Boris Johnson o Daniel Ortega sigan desconociendo algo que Copérnico, Giordano Bruno, Kepler y Galileo nos enseñaron hace tiempo: que no somos el centro de nada, que hay infinitos mundos y que somos muy pequeñitos.

Y por otro lado habrá quienes busquen construir nuevas formas de disciplinamiento, control, vigilancia y sometimiento en una suerte de Utopía Tecno Científica de corte totalitario. Pero ya sabemos que eso tampoco funciona. Que tales sistemas terminan desbordándose, generando resquicios en su interior, zonas baldías, tierras prohibidas y barriadas periféricas donde como siempre se vivirá la tensión entre la ley del más fuerte y nuestra tendencia a la manada... la vieja tensión entre el selfmademan y la comuna.

Vistas las cosas desde esta perspectiva, el mundo que viene será distinto aunque en algunos aspectos será parecido al actual, porque al final somos bastante parecidos al primer Homo Sapiens. Y mientras no evolucionemos a algo distinto seguiremos teniendo la enorme creatividad de nuestra especie, así como la permanente capacidad de ponernos en peligro a nosotros mismos.


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane