sin derecho de gracia

andina

¿La hora de Vizcarra?

Publicado: 2018-02-12


Pareciera ser un consenso en la clase política que los días del presidente Kuzcynski están contados. Tanto quienes buscan vacarlo desde el fujimorismo “oficial” hasta la izquierda en todas sus variantes, como quienes reclaman una renuncia con la esperanza de que esta neutralice el acumulado de denuncias que se cierne sobre el presidente y sus socios. Y aunque cada día es más difícil creer en la seriedad de la empresa Ipsos, su encuesta del domingo nos dice que el 54% de los encuestados afirma que PPK “debe renunciar” y dar paso al vicepresidente Martín Vizcarra.  

A pesar de ello, pareciera ser que el mandatario y sus allegados (decir correligionarios sería un exceso, en un gobierno basado en las relaciones amicales de PPK) se resisten a una renuncia, quizás por no aligerar el fardo que cargarán los responsables de la vacancia frente a cualquier crisis venidera -recordemos que ya la desaprobación de Keiko Fujimori y Verónika Mendoza está sobre el 60%-, quizás simplemente porque confían en que las declaraciones de Jorge Barata no hundan al presidente. O quizás por la total desconexión en la que vive el gobierno más débil e incapaz del presente siglo.

Por otro lado, se espera que en unas semanas la Corte de San José se pronuncie sobre el indulto a Alberto Fujimori. Dada la pobre defensa ejercida por los abogados del Estado peruano y los escasos argumentos expuestos para justificar la decisión presidencial, lo más probable es que la Corte ordene que se revoque el indulto, lo cual más allá de la alharaca que arma el fujimorismo, el alanismo y toda clase de negacionistas cada vez que hay una sentencia de la Corte que los incomoda, pondrá aún más en cuestión la legitimidad de PPK. Y de nada le servirá a este cualquier certificado de “firmeza y liderazgo” que le dé el secretario general de la OEA.

Vistas así las cosas, es probable que Vizcarra sea presidente de la República en muy breve plazo. Su capacidad de gobernar dependerá, en buena medida, de las alianzas que haga. Y aunque no será fácil, tiene la ventaja de que todos los actores políticos -sobre todo Fuerza Popular- se han debilitado con la crisis política que vivimos (Lava Jato incluido), y que por tanto no le podrán imponer demasiadas condiciones.


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane