debido proceso

La republica

No es la pobreza ni la anemia... es el poder

Publicado: 2018-02-08

¿De dónde brota toda la violencia contra niñas y mujeres? ¿Qué conexión existe entre esta y los procesos que han transformado el país durante las últimas décadas? ¿Hay alguna relación entre el crecimiento económico, la desafección a la democracia y la violencia en sus múltiples formas?  

Como no lo tenemos claro, es que se hacen afirmaciones tan ligeras como la hecha por la ministra Aráoz “la violencia viene de espacios familiares muy dañados donde probablemente ha habido anemia, desnutrición infantil que no permitió el desarrollo del cerebro y la violencia es aceptada como algo normal en estos espacios”. Seguramente hace 25 años una declaración así no habría generado tanto rechazo, pero luego de años de crecimiento esta naturalización de la violencia sexual como producto de la pobreza ya no es considerada válida, salvo en algunos exclusivos balnearios del sur de Lima

Desde el feminismo, se afirma que el patriarcado es una de las razones principales de la violencia contra la mujer (y las niñas).Y por desgracia el machismo sigue gozando de buena salud en nuestro país. Para resumir la idea, para el machista la mujer y sus hijos e hijas deben estar sometidos a su voluntad (y sus deseos sexuales), pero no solo ellos sino incluso las demás mujeres.

Estando de acuerdo con esta mirada, es bueno preguntarse ¿qué ha hecho pervivir al machismo en nuestro país? La tradición patriarcal sin duda existe, pero pareciera que ella se ha amalgamado con la ideología (o los valores o la cultura) del “emprendimiento” de estos tiempos, y del elogio del informal de los años noventa, tan aclamados por los promotores de la economía del libre mercado. La idea de que uno se hace a sí mismo, a puro punche, y que el éxito se consigue saltando por encima de todo (normas, leyes, trabas) ha terminado dándole nuevo oxígeno a nuestro viejo machismo. Enfrentar el drama de las violaciones y la violencia sexual exige cuestionar la manera en que se ejerce el poder en la familia y en la sociedad. Y es una tarea urgente e impostergable.


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane