contra viento y marea

La pena de muerte no resuelve nada

Publicado: 2018-02-05


La violación a niños y niñas es uno de los crímenes más excecrables que puede existir. Y la indignación frente a semejante acto de barbarie es natural y la condena es masiva. Por ello, cada vez que los medios nos informan de la captura de un violador nuestra reacción natural es pedir que pague con su vida. Hecho que es automáticamente aprovechado por políticos siempre ávidos de la simpatía popular que claman y anuncian la restauración de la pena de muerte como solución al problema.

¿Resuelve algo la pena de muerte? Hay quienes la consideran disuasiva. Y que la ejecución de un violador o de varios sería suficiente para que quienes violan niños y niñas se atemoricen y controlen sus impulsos, sabe Dios por qué automatismo pavloviano. Hay quienes simplemente dicen “no hay mejor violador que el violador muerto”, y que aunque no disuada por lo menos frenaremos la reincidencia y con ello el % de violaciones. Y de paso nos ahorramos el costo de la prisión y cualquier inútil esfuerzo de rehabilitación en las cárceles peruanas. En cualquier caso la pena de muerte satisface el natural deseo de venganza a la par que es un alivio para nuestras conciencias.

El problema, y eso no se dice cuando se debate el tema, es que la mayoría de las violaciones sexuales a menores de edad se produce en sus propias casas, a manos de padres, tíos, hermanos o primos mayores. Esa es la verdad de la que no se quiere hablar: la promiscuidad, la falta de protección a los chicos, el abandono en el que se encuentran. Y mientras esa situación de vulnerabilidad se mantenga las violaciones seguirán produciéndose, incluso reinstalando la pena de muerte.

Antes que pelotones de fusilamiento lo que necesitamos es una estrategia de prevención donde toda la sociedad comience a preocuparse de verdad por nuestros niños y niñas, y políticas públicas -de salud, educación, vivienda y seguridad- que respondan al mismo objetivo. Aunque claro para ello necesitamos políticos y políticas responsables y no los populistas reactivos que solo piensan en ganar votos y titulares.


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane