no está satisfecha

portada del libro "MI CUERPO ES MIO"

La historia de K.L y la batalla por el aborto terapéutico

Publicado: 2017-06-02

El año 2001 una joven peruana de 17 años quedó embarazada. Un médico del Hospital Loayza le explicó que el feto era anencefálico y que su vida estaba en riesgo de continuar con el embarazo, sin embargo el pedido hecho por K.L. para hacerlo fue rechazado por el director del Hospital. Comenzó así un autentico via crucis personal que no terminó con la muerte de su hija a los cuatro días de nacida y que incluso la llevó a irse del país, sino támbien una larga batalla por sus derechos vulnerados, en la que contó con la asesoría legal y psicológico del equipo de profesionales de Demus, una organización feminista que desde hace 30 años lucha por los derechos de las mujeres en nuestro país. Esta historia es narrada en el libro Este cuerpo es mío cuya investigación ha sido hecha por la destacada períodista Amanda Meza por encargo de Demus.

En esta nueva edición del Arriero, la abogada María Ysabel Cedano, directora de Demus nos recuerda el drama que tuvo que vivir K.L. al negarsele el derecho a que se le practique un aborto terapeutico -que es legal en el Perú desde 1924-, y las resistencias del Estado Peruano a cumplir con el dictamen emitido por el Comite de Derechos Humanos de la ONU el año 2005. Este recien se hizo efectivo el año 2015 luego de un largo proceso judicial que permitió que se le otorgue una indemnización a la víctima aunque sin el pedido de disculpas públicas que mandaba la ONU. Y además que se establezca un protocolo para casos similares, que según denuncia Cedano no estaría siendo aplicado por los médicos debido a razones confesionales.


Enlaces relacionados

¡Histórico mea culpa!

Diez años después, Perú compensó económicamente a mujer a quien se le impidió abortar

Defendiendo la vida… pero en serio

Perú sancionado en la ONU por no efectuar aborto terapéutico


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane