#PorlaNaturaleza

ALBERTO GALVEZ OLAECHEA RECIBIENDO premio ce concurso de cuento "ARTE  Y ESPERANZA" 2007

"Un terrorista, dos terroristas, un guerrillero emerretista..."

Publicado: 2016-11-02

Como cada cierto tiempo la histeria que habita en algunas salas de redacción, ha encontrado una nueva piñata: la revista Ojo Zurdo, publicación dirigida por el antropólogo Ramón Pajuelo, un medio que se declara abiertamente de izquierda y que busca generar un debate sobre cual es el rumbo que debería tomar el Frente Amplio en los próximos años.

El "pecado" de la revista Ojo Zurdo habría sido publicar un artículo escrito por Alberto Gálvez Olaechea, quien fue miembro de la Dirección Nacional del MRTA, purgó más de 20 años de prisión por el delito de terrorismo y fue liberado el año 2014 luego de haber cumplido su condena. Para algunos analistas políticos este hecho muestra la existencia de una conexión entre el terrorismo y el Frente Amplio. Lo que los "analistas" no dicen es que Gálvez Olaechea renunció al MRTA en el año 1992 y que hace más de una década hizo una declaración en la que renegaba de la violencia como mecanismo legítimo de acción política. 

Incluso publicó varios libros en prisión, entre los que destacan "Desde el país de las sombras. Escrito en la prisión" (2009), y a su salida de la cárcel publicó "Con la palabra desarmada. Ensayos sobre el (pos) conflicto", en los cuales hace un balance del fracaso de la experiencia del MRTA y toma clara distancia con la violencia armada. 

Sin embargo, la evolución de Gálvez Olaechea no es suficiente para quienes consideran que los crímenes de la organización de la que fue parte, deben significar la exclusión total y absoluta, e incluso la imposibilidad de ejercer algo tan básico como la libertad de opinión. Porque más allá de los ataques a Ojo Zurdo y a los dirigentes y militantes del Frente Amplio que escriben en dicha revista, y son el fondo el objetivo político de los medios que levantan -una y otra vez- el fantasma del terrorismo, lo que se esta haciendo es decirle a Gálvez Olaechea que él no es ciudadano, que él no tiene derechos. 

Una de las mayores desgracias de la derecha peruana es el escaso liberalismo que existe en su interior, y lo peor de todo, es que quienes se proclaman verdaderos liberales no son capaces de frenar el pensamiento reaccionario que sigue siendo hegemónico en la derecha peruana. Ojalá que en los próximos días, aquellos liberales con los que coincidimos en la defensa de la democracia, el derecho a la unión civil, la despenalización del aborto por violación y la exigencia de un Estado laico, sean capaces de salir a defender el derecho de Alberto Gálvez Olaechea a ejercer su libertad de opinar.  Ojalá que este caso sirva para que finalmente salgamos de la histeria mediatica que nos quiere mantener congelados en los años del terror.


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Basta de jugar con el miedo

Así promociona Aldo Mariátegui una revista de izquierda [VIDEO]


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane