Con lupa en el Congreso

andina

PPK: cien días que no hicieron la diferencia

Publicado: 2016-10-26

El gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski cumple cien días, en un contexto en el que el entusiasmo del comienzo ha empezado a convertirse en incertidumbre, debido a una sensación de que en el Poder Ejecutivo hay poca claridad en la ruta a seguir. Lo cual se ha hecho más evidente, una vez que el primer ministro Fernando Zavala logró vencer los escollos que la mayoría parlamentaria fujimorista le colocó por delante.

Son tres campos en los que la incertidumbre reina. El primero es el campo de la seguridad ciudadana, en el cual el ministro del Interior Carlos Basombrío ha tenido que dedicar la mayor parte de su tiempo en presentarse ante la Comisión de Defensa y Orden Interno para dar explicaciones sobre los diversos problemas del sector y a responder los ataques mediáticos de los opositores sobre la tantas veces anunciada reforma policial. Mientras tanto, la violencia cotidiana sigue afectando a millones de familias peruanas.

El segundo campo es el de la conflictividad social. Lamentablemente la demora en el nombramiento del jefe de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad (ONDS) permitió que dos conflictos que venían del gobierno anterior -Saramurillo y Las Bambas- se le fueran de las manos al Ejecutivo. Y si bien en el segundo caso la iniciativa del primer vicepresidente Martín Vizcarra de presentarse a dialogar en la comunidad de Quehuira abre un espacio para canalizar el conflicto, no pareciera estar claro aún en el Ejecutivo que antes de instalar comisiones o institucionalizar mesas de diálogo, lo que espera la gente son respuestas y medidas concretas del gobierno a sus problemas.

El tercer campo es el de la lucha contra la corrupción. En este caso, recién luego del escándalo del caso Carlos Moreno, el gobierno pareciera haberse acordado de que la ciudadanía está harta de la manera en que funcionarios y autoridades medran con los recursos del Estado. La respuesta ha sido tímida aún y habrá que esperar las propuestas que haga la recién instalada Comisión Presidencial de Integridad. Sin embargo, haría bien el gobierno en separar de sus cargos a algunos funcionarios como el viceministro de Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura para quien la Fiscalía ha solicitado nueve años de prisión. O el jefe del Instituto de Gestión Pública del Ministerio de Salud, quien viene afrontando dos procesos administrativos por irregularidades en procesos de adquisiciones. 

Siempre se afirma que los cien primeros días de un gobierno son el momento para lanzar y comenzar a implementar las grandes reformas y las políticas emblemáticas que serán el sello de los cinco años de gestión. Lamentablemente no hemos visto ni lo uno ni lo otro. Quizás por ello el entusiasmo ciudadano de los primeros días frente al presidente se ha ido diluyendo rápidamente. Por el bien del país, esperemos que PPK comience a gobernar, que para eso lo elegimos.


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Las medidas económicas de PPK en sus 100 primeros días de gobierno

Las 10 frases más curiosas de PPK desde que es Presidente

'Muerte civil' para privados, una medida necesaria para estrechar el cerco a la corrupción



Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane