no tenemos planeta B

foto: La república

6F: Palabras más, palabras menos...

Publicado: 2015-02-06

El ¿diálogo? convocado por el gobierno es el tema del día. Para Jaime de Althaus debe significar  "un cese del fuego", que permita avanzar hacia la discusión de que "medidas y reformas debemos adoptar para recuperar el crecimiento acelerado". Aunque había probablemente no haya nada que debatir porque casi todos los invitados piensan exactamente lo mismo o no piensan nada, como lo señalaba el día de ayer Alberto Vergara. 

Augusto Alvarez Rodrich, insiste en que en el fondo el diálogo, solo sirve para nada en especial y que aunque "no va a llegar a ninguna parte, este emprendimiento va a ayudar, por un tiempo al menos, a bajarle un poco la tensión a la política peruana".  El problema es que al igual que en el caso de Carlos Melendez, sus columnas fueron escritas, antes de saberse -en la noche- que ni el Apra, ni el fujimorismo irían al diálogo. Por ello, parece quedar solo en un buen deseo que la frustrada conversación entre Humala y Keiko "se estaría promoviendo una sinergia institucional en la que precisamente dos ex outsiders antisistema asumirían la protección del mismo".

Los que si enteraron, fueron Juan José Garrido, que le da la razón al aprismo y al fujimorismo ya que para él "es obvio que a la oposición no le conviene –políticamente hablando– sentarse con el gobierno a conversar: primero, por el desgaste que atraviesa el segundo; por otro lado, porque no hay nada que ganar y mucho por perder. No son tan torpes". Por el contrario Juan Carlos Tafur, le enmienda la plana -como ya es costumbre- a Keiko Fujimori por terminar de furgón de cola de Alan García, y le vaticina un futuro, que "la encamina a convertirse en una suerte de Lourdes Flores del fujimorismo, siempre segura, siempre accesitaria, nunca ganadora y mucho menos líder". Toda una lápida.

De lo que no se dialoga

Mirando más allá de las próximas 72 horas, Juan de la Puente, y Santiago Pedraglio, andan menos preocupados por la resurrección de un gobierno que parece muerto y sepultado en vida. El primero, señala que la corrupción generalizada, las múltiples crisis institucionales y las malas decisiones políticas "han creado un escenario ideal para la irrupción de las dos promesas señaladas, la populista autoritaria –en ese sentido Urresti es más que Urresti, es el profeta de un proyecto para resolver por la fuerza los nudos de nuestra gobernabilidad– y la reformista que a diferencia del pasado hace énfasis más en la política y en la economía" pero,  a pesar del vigor que reconoce en la segunda, se lamenta que la política - la clase política- no tome nota de la misma.  
Mientras que Pedraglio toma nota de hechos que el resto de columnistas ni se da por enterado, y menos los políticos que tienen "una escasa conexión con lo que le interesa a los ciudadanos. Esto alienta no solo la aparición del outsider electoral, sino también abusos como la destrucción de una parte de la vivienda de Máxima Acuña de Chaupe, en Cajamarca, por orden de una empresa minera (Yanacocha), o la sentencia judicial que pasa por agua tibia comportamientos nefastos de la Policía, como en el caso del asesinato de Gerson Falla." Pero sobre temas como estos, nunca habrá diálogo, solo impunidad y nada más que impunidad.



Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane