no tenemos planeta B

Foto;: Mariana Torres davey

Cuando yo era pequeño...

Publicado: 2014-10-23

Un carrito bajaba a toda velocidad por el pasamanos de la escalera, otro subía lentamente empujado por mi mano pequeña, pero a veces yo reemplazaba al carrito y me deslizaba a toda velocidad, o me balanceaba colgado de la tela de una araña.

En aquel tiempo la revolución no era una mala palabra, el fútbol no era un negocio, las veredas eran más anchas.

El clima era un poco menos imprevisible, y la prensa igual.

La ciudad era más pequeña y en ella, habían muchas más librerías por habitante, que las que hay ahora, los cines eran grandes y me parecían enormes.

La luna fue conquistada y todos los niños de aquel tiempo fuimos Neil Armstrong.

Eran tiempos de cambio que uno no terminaba de entender, pero la pasábamos bien, aunque ahora algunos digan que la pasaron mal.

Fue es ese tiempo en que la televisión mató a las estrellas de radio.

Los parques no tenían rejas, las calles no tenían rejas y las rejas no tenían filudas puntas.

Y tampoco los autos tenían alarmas, ni mucho menos las casas... las únicas alarmas que recuerdo eran las de los relojes despertador que toda la noche sonaban tic tac tic tac...

Era un tiempo en que Papa Noel había sido deportado, junto otros agentes del imperialismo yanqui...y el amo y señor de las navidades era el "Niño Manuelito que te puedo dar".

Un tiempo ido... que sólo recuerdan quienes lo vivieron, aunque por ratos lo imaginan distinto, quizás un poco más gris como el uniforme único que usamos...pero dudo mucho que algún niño de esa clase media de la que yo era parte pueda decir que fue infeliz porque Velasco le quitó unas tierras que nunca tuvo.... porque la clase media no tenía tierras.

Era un mundo más pequeño, y el universo a conquistar no era el virtual...era aquel que en las películas se llamaba "el espacio exterior"... un espacio inhóspito donde sospechábamos que habían un hombrecitos verdes, a quienes decidimos llamar "marcianos", y que eran los personajes estelares de unas películas que hacían que nuestras tardes fueran intensas.

Hay quienes dicen que ese mundo era mejor... hay quienes dicen que ese mundo era peor... la verdad visto a la distancia me parece increíble que tantas cosas sucedieran en tanto tiempo, y que cada vez que salgo a caminar por mi ciudad, cada vez la reconozca y la conozca menos...

Cuando yo era pequeño, el mundo era tan pequeño, que cabía todo en la palma de mi mano...y a pesar de ello conquiste Troya, escale los Himalayas, surque los Siete Mares y llegue al Polo Sur.... con mejor suerte que el pobre Capitan Scott. Fuí Robinson Crusoe, Marco Polo, El Quijote y un caballero de la corte del Rey Arturo. 

Fui Athos, Portos y Aramis y me batí a duelo toda una tarde con el mismisimo D'Artagnant. 

Y hoy que los recuerdo, recuerdo que intenso fue aquel tiempo cuando era pequeño...


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane