#PorlaNaturaleza

Westphalen sobre Arguedas

Publicado: 2011-01-08

No quisiera terminar esta intervención sin mencionar a José María Arguedas y a su singular destino. Le tocó en suerte experimentar en carne propia, desde dentro –como é solía decir- la dicotomía cultural básica de su país, con sus dotes soberbias de narrador. Su tesón en la investigación etnológica y la divulgación de las artes populares, sirvieron –con sus propias palabras- de “vínculo vivo, fuerte, capaz de universalizarse, de la gran nación cercada y la parte generosa, humana, de los opresores. Por lo mismo que cuando niño fue admitido, aunque perteneciente a esta última, por la primera –más que admitido, prohijado- se sentiría más tarde obligado a hacerle justicia, a revelar a todo el mundo, en el idioma de las clases dominantes, el arte y la sabiduría de un pueblo al que se consideraba degenerado, debilitado, “extraño” o “impenetrable” pero que, en realidad, no era sino lo que llega a ser un gran pueblo oprimido por el desprecio social, la dominación política y la explotación económica. Envidiable destino: poseer un doble instrumento de captación de la vida y el universo; expresarse libre y gozosamente en dos idiomas de tan diversa estructura y posibilidad de uso; aprovechar de todo el rico acervo de dos tradiciones antiquísimas y, en muchos aspectos, disímiles y contradictorias pero válidas como sistemas para la comprensión del hombre y la explotación del cosmos, Arguedas tenía la visión de origen quechua, de que el mundo es más bello cuando es sentido como parte de uno mismo. Esta especie de comunión universal, de inmersión poética, en la que se anulan objeto y sujeto, es para muchos de nosotros una cima inaccesible aunque intuida, enseñada o simplemente deseada. Arguedas nos desasosiega porque ama y forma parte de aquello que describe.

Extracto tomado de “Vida y Poesía” (pag.188), titulo de la conferencia dada por Emilio Adolfo Westphalen en el Congreso de la República, publicada en el libro “El Perú en los albores del Siglo XXI”. Ciclo de Conferencias 1996-1997 (Ediciones del Congreso de la República del Perú, julio 1997)


Escrito por

El Arriero

Javier Torres Seoane: Antropólogo de profesión y comunicador de oficio.


Publicado en

El arriero

Un blog de Javier Torres Seoane